Esther Galicia Pedagoga

Creatividad y Educación en el Día a Día

Universidad: Perdónenme si molesto

Dicen que el tiempo da perspectiva además de canas, da sabiduría además de arrugas, da fortaleza además de cansancio. 

Será por ello que a lo largo de mi vida mi visión de la Universidad (así, con mayúsculas siempre) ha ido evolucionando durante el tiempo y sobre todo por mi relación con ella. Nunca me planteé ser docente durante mis años de estudiante. Básicamente lo veía algo inalcanzable. Conforme fueron pasaron los años he acumulado  experiencia y ese concepto de “inalcanzable” ha pasado a reducirse en una pregunta clave: ¿para qué?

Soy consciente de que lo que voy a decir puede resultar del todo inapropiado; tengo conocidos y amigas docentes en la universidad, pero es una reflexión que hacíamos ayer y que creo sinceramente que desde mi puesto privilegiado puedo hacerla en voz alta.

¿Se eligen siempre a los mejores CV para ser docentes en la Universidad? ¿Hay un sistema de calidad que supervise que en las materias se imparte lo que realmente se debe? ¿Preparamos al alumnado desde la Universidad para acceder al mundo del trabajo?

Ayer asistía a una conferencia/taller sobre “Publicaciones científicas y factor de impacto en el ámbito educativo“. Tengo aspiraciones, he de confesarlo, en realizar en algún momento de mi vida el doctorado y me venía bastante bien el contenido. En él Francisco Aliaga Abad, Profesor de la Universidad de Valencia y Director de la Revista RELIEVE, habló sobre el mecanismo de evaluación. Justificaba (para que comprendiéramos y no para que aprobáramos) el por qué de la métrica utilizada para valorar las publicaciones en una u otra línea. Para mí, desde luego, aquella charla ha sido bastante enriquecedora, ha removido en mí muchas cosas, entre ellas varias preguntas:

  • Si las publicaciones en revistas científicas se diseñan evaluando a priori su impacto en mi CV (bien para los sexenios, bien para el acceso a un puesto), ¿no desvirtúa un poco el objetivo final que debería tener como base una publicación? Cuando publicamos un artículo atendiendo a ese impacto, ¿no estamos olvidando que la base real de la comunidad científica debería ser la difusión del conocimiento para el crecimiento del colectivo?
  • Si para acceder a un puesto en la Universidad como docente lo que se nos evalúa es el dónde hemos publicado más que el contenido de nuestra investigación, ¿evaluamos entonces para tener a los/as mejores docentes?
  • ¿Nos aseguramos con ello de que accedan los mejores CV y no las personas que de algún modo han estado cerca o han sabido utilizar los instrumentos a su alcance?
  • ¿Sería posible que la universidad llamara a trabajar a sus filas a una persona del mundo empresarial que realmente hubiera demostrado su valía y fuera referente pero no hubiera hecho ninguna publicación científica en ninguna revista?
  • Si la Universidad sigue haciendo esa dicotomía entre mundo empresarial y mundo académico, ¿seremos capaces de avanzar y formar a las mejores generaciones?

Tengo en mi mente cuando escribo la representación de varios docentes, grandes docentes, que por su trabajo en la Universidad han conseguido buenos trabajos fuera de ella, en cargos de representación, ejerciendo con gran valía sus funciones. Queda demostrada ahí que la relación entre Universidad y mundo empresarial es posible, y que la empresa puntúa en positivo el CV de aquellos/as profesionales que demuestran su capacidad docente.

Sin embargo, no conozco ningún caso que se haya dado a la inversa, es decir, al que hayan puntuado por sus años profesionales al servicio de la empresa privada (hablo de Cv de a pié y de Universidades Públicas en todo caso). ¿Conoces tú alguno?

Perspectiva Pedagógica

Como buena pedagoga siempre tengo en cuenta los aspectos de Justificación (por qué) y objetivos (para qué) de un programa formativo. Una carrera universitaria no deja de ser un programa formativo a gran escala.

En ese “para qué” formamos al alumnado me quedo y me anclo, si quiero saber realmente cuáles son las cualidades que debe tener el docente de mi proyecto, el docente de mi universidad. ¿Desde cuando las facultades no se plantean realmente esta pregunta? 

 

próximo puesto

1 Comentario

  1. Carmen 29 mayo, 2018

    Peguntas muy pertinentes.
    Carmen López Suárez. Doctora en Pedagogía.

Dejar una contestacion

© 2018 Esther Galicia Pedagoga